Tuesday, December 25, 2007

Huecos de mujer: la exposición de vestidos de papel de Luís Casablanca en Arrabal & Cía


Se expone en Granada del 12 de diciembre al 12 de Enero del 2008 una sorprendente muestra de vestidos de papel realizados por Luís Casablanca. El lugar: la encantadora galería Arrabal y Cía, Callejón del Señor nº 12, en el barrio del Realejo. "Espacios de papel" se titula.

El vestido como morada del alma – dice el artista–. Nacimos cuerpos desnudos pero existimos la mayor parte de nuestras vidas como cuerpos vestidos. El traje sería la huella de nuestro paso como cuerpos por la Historia.

Lo que presenta Casablanca son unas esculturas frágiles y vacías con cuerpo de mujer. Son esculturas que son vestidos pero que acaban siendo huecos de mujer, mujeres vacías. A una escala distinta de los cuerpos normales. Una de ellas recuerda a la pequeña bailarina broncínea de Degas, acaso sea una cita. Las figuras aquí no bailan pero se mueven cuando el aire pasa.

Lo que el aire mueve es un vacío de mujer: un cuerpo vaciado, sin rostro, ni cuerpo ni cabeza, pero aún sensible, sensible al aire y a los ojos de quien sepa habitar su morada.

Los vestidos son dibujos en el aire que se han querido hacer espacio. Y se nos muestra la serie enmarcada, en otra de las paredes. Recuerdan en su grafismo a las figuras de la Bauhaus. Las esculturas expuestas en algún momento fueron dibujos. Esto resulta elocuente en términos del proceso. Ilustra un origen y quizás explican su limitación.

Hay apenas uno o dos que resultan verdaderamente esculturales y no preciosistas. Son aquellos que mejor se cierran sobre sí mismos desde el punto de vista de la materia empleada: un traje negro hecho de los cruces de puntas de una cartulina tensada. El otro es un un traje hecho de retazos, falda de un cartón marrón deshebrado, tiras arrancadas formando una falda.

El artista dice que utiliza técnicas japonesas, que descarta mucho, que lo mejor es quitar.

Otras piezas se parecen a las lámparas AKARI de Noguchi. Son una pareja de vestidos, cuerpos cóncavo convexo ondulantes el uno junto al otro, soportados por el mismo armazón.

4 comments:

Anonymous said...

me encantaría saber quien ecscribío la nota para agradecerle, mas quisiera apuntar el dato de que sólo dos son esculturas... yo soy Luís y me interesa el porque de tal apreciación visto está, que en este mundo debemos encontrar referencias a todo... estoy en desacuerdo con la opinión ya que mis trajes hablan de sensaciones y si usted no percibío ese punto de referencia... las esculuras son tambíen frágiles, preciosistas y eternas un saludo.

origlam said...

Hola Luis

¿Eres tú, Luis Casablanca? Si eres tú, confesar con todo mi respeto, que es un honor tenerte por aquí, que lo leas.

La nota la escribí yo y te aseguro que fue desde un enorme amor, cariño y admiracion por tu trabajo y la apuesta de tu galería. En primer lugar, con la voluntad de dar difusión y dejar testimonio de una muestra tan excepcional y un trabajo tan bello y único, el tuyo.

En segundo lugar, al escribir...uno trata justamente de transmitir las sensaciones, sobretodo establecer matices desde su propia experiencia y sensibilidad. Lo que yo sentí es lo que traté de describir en esta entrada, exprimiendo cada uno de los recuerdos, detalles y coartadas que tu trabajo me daba, es algo que queda convocado en el título... ¿Me quedé corta? ¿Te parezco fría? Admitirás también que tu trabajo es muy austero, muy minimal...

Fíjate que, desde el principio del texto, hablo de todas tus figuras como "esculturas" pero que establezco precisamente ese "matiz", al final: de que dos de ellas alcanzaban la categoría de lo escultural, pero precisamente en un sentido de engrandecimiento estético como obras de arte. Como "piezas" u obras de arte "esculturales", realmente irremplazables en
el espacio; no ya una mera presencia bellísima y frágil del papel, un arte que tan pocos aprecian en nuestro entorno cultural, sino TREMENDAS esculturas esas dos que destaco al final. Como si fueran esa misma pequeña bailarina de Degas o un Giacometti. Me alegro si, del diálogo directo contigo, puede nacer esta aclaración, que como ves tiende fundamentalmente al elogio.

Por otra parte, contestando otra parte de tu comentario, desde luego que tu obra me parece a mi que habla de sensaciones. De una manera profunda, contemplativa, sencilla y muy bella a la vez. Yo traté también de convocar esa experiencia estética desde mi propia sensibilidad al escribir: la de una mujer, la de ese cuerpo tierno y caliente hecho de piel y de sangre o de carne que acaso pudiera ser vestido y arropado por una materia como las que tu usas. Hay una percepcion de sensualidad precisamente también en la ausencia, en la frialdad y el vacío carnal de las piezas. ¿No te lo parece desde esta otra sensibilidad de lo femenino? Pero claro, es tan difícil poner en palabras, escribir lo que justamente existe más allá del Verbo... Me pasa a mi misma con mi propio trabajo. Tan difícil es poner en palabras lo que es vida y tacto, pálpito y experiencia, sensaciones del yo y del no yo que es la materia. Lo intento, me esfuerzo, lo intenté.

Me alegro muchísimo de haber podido iniciar este diálogo contigo...a distancia...aunque sea en la red y unos meses más tarde de tu exposición. ¿Nos seguimos leyendo y escribiendo? Será un placer compartir con un Maestro como tú los secretos del papel.

origlam@gmail.com

Anonymous said...

Bueno no puedo mas que agradecerte tu reconocimiento las lindisimas palabras que trasmite tu aclarción sólo decirte que ahora he expuesto en Cádiz "los trajes de las mujeres lorquianas" y para lo que quieras estamos en contacto de verdad mil gracias.

Anonymous said...

Soy Luís y no puedo más que agradecer la cantidad de elogios que me has brindado seguramente has percibido mi trabajo... conforme vamos por la vida descubrimos que pasan cosas importantes en este caso tus descripciones de mis trabajos son una gozada, mil gracias Luís.